Hacer investigación obliga a recoger información de forma estructurada y fiable, pero sobre todo consiste en traducir esa información en conocimiento útil.

Analizamos, vamos más allá de lo manifiesto. Nos fijamos no solo en lo que nos dicen, sino en lo que nos quieren o intentan decir, o lo que no son capaces de expresar: interpretamos.